1: Evita el aceite de motor convencional y opta por alternativas sintéticas de alta calidad para una mejor protección de tu motor.

2: Los aceites de motor de baja calidad pueden causar desgaste prematuro y averías costosas. Elige marcas confiables y mejores alternativas.

3: Evita los aceites de motor reciclados, ya que pueden comprometer la eficiencia y rendimiento de tu vehículo. Opta por opciones sintéticas o semisintéticas.

4: Los aceites de motor de baja viscosidad pueden no ofrecer la lubricación necesaria para tu motor. Busca alternativas con la viscosidad recomendada por el fabricante.

5: Algunos aceites de motor contienen aditivos dañinos que pueden afectar el funcionamiento de tu vehículo a largo plazo. Elige opciones libres de aditivos nocivos.

6: Evita los aceites de motor de origen desconocido o dudoso, ya que pueden no cumplir con los estándares de calidad necesarios. Elige marcas reconocidas y de confianza.

7: Las mezclas de aceite de motor pueden causar problemas de compatibilidad y rendimiento. Opta por aceites de una sola especificación para garantizar la protección de tu motor.

8: Evita los aceites de motor con altos niveles de contaminantes y partículas nocivas. Busca opciones con certificaciones de calidad y protección ambiental.

9: Las alternativas sintéticas y semisintéticas ofrecen una mayor protección y rendimiento para tu motor. Evita aceites de baja calidad y elige lo mejor para tu vehículo.

como compartir suscribir